Caminata sobre el agua

Caminata sobre el agua

Juan 6:1-15

lagogalilea-422x500

 

"El mar de Galilea, también llamado mar o lago de Tiberíades (Tiberias) y lago de Genesaret (en hebreo כִּנֶּרֶת, Kinéret‎, del hebreo «kinor» (kinnor) debido a su forma de arpa primitiva o lira; en árabe: بحيرة طبريا, Buhayrat Tibiriyā) es un lago de agua dulce de Asia occidental, situado en la región del Próximo Oriente, y perteneciente a Israel, incluida una estrecha franja costera de 10 metros de anchura en su costa nororiental." (Wikipedia)

 

Jesús y los discípulos estaban en Betsaida, a orillas del lago, y  salieron a __________ (v.17).

 

Hoy Juan nos trae un milagro bastante interesante. Lee el pasaje indicado arriba por completo y contesta las siguientes preguntas…

 

  1. ¿Qué crees que movió a los discípulos a decidir irse sin Jesús? Analiza esto por un rato y luego lee Mateo 14:22 para encontrar la respuesta.
  2. ¿Qué sucedió poco después de que comenzaron a avanzar en el lago? v.18
  3. ¿Cómo llego Jesús a la barca? v. 19
  4. Todos los milagros eran señales que confirmaban la deidad de Jesús (la deidad de Cristo era lo que el evangelio según San Juan buscaba defender)… ¿Qué crees tú señalaba este milagro? ¿Qué te dice a ti en particular acerca de Jesús?
  5. ¿Cómo se sintieron los discípulos al ver a Jesús? ¿Crees que sabían que era él? v.19
  6. ¿Qué les dijo Jesús para calmarlos? v. 20
  7. Según el versículo 21, ¿Que sucede cuando le damos la bienvenida a Dios a nuestra barca?

 

Aplicación personal:

 

  • La palabra de Dios es poderosa (Heb. 4:12). Solo con hablarnos Dios puede calmar la tormenta que tiene lugar en nuestro interior. Confía y dedícale tiempo a tu Biblia, Dios quiere hablarte.
  • Muchas veces el consuelo que recibiremos de Dios no será “todo te va a salir bien, tal y como quieres” pero “yo estoy aquí” y créeme que eso es más que suficiente. No perdamos la esperanza, Cristo dijo que estaría con nosotros “todos los días y hasta el fin” (Mateo 28:20).
  • Los discípulos salieron obedeciendo a Cristo, no estaba en nada malo y aun así se enfrentaron a vientos contrarios… este es un cuadro típico de las pruebas en la vida del creyente. Dios las permite y tienen su propósito (Santiago 5:11), lo lleguemos a entender algún día o no.

 

¿Agregarías alguna otra?

 

Preparado por Leticia Méndez, Octubre 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *