Dos estudios interesantes

 

Hola persona, te comparto que considero que el éxito en algo es 90% motivación y el 10% restante es el “como lo logro”, solo lo digo para darle énfasis a la motivación 🙂 , porque si no tengo los ánimos para intentarlo y permanecer en el proceso de nada sirve tener todos los tips del mundo. Por eso cuando evaluamos los recursos que dedicamos a la oración y al estudio de la Biblia, debemos ser sinceros y reconocer que la falta de motivación es parte de la raíz de las decisiones que tomamos respecto a estos. Querer es poder, ¿te suena familiar?

 

Si de verdad creyéramos que estas disciplinas son relevantes a nuestra vida, les permitiéramos afectar nuestra agenda y no al revés. (Me estoy incluyendo, eh)

 

Repito: siempre mantente motivado. Es crucial. A continuación te presento dos cosas que alimentarán tu motivación (Dios mediante):

 

Estudio 1: La conexión entre conocimiento y placer.

 

Jen Wilkin cuenta en su libro Mujer de la Palabra, que un profesor de la universidad Yale llamado Paul Bloom, con un doctorado en psicología cognitiva, especializado en la investigación del placer, realizo un estudio acerca de cómo los humanos desarrollan la habilidad de obtener placer de las personas, las experiencias y las cosas. El ha descubierto en sus investigaciones que el placer no ocurre porque si, el placer se desarrolla. Y como este se desarrolla es lo que queremos destacar: la gente le pregunta al profesor que tienen que hacer para disfrutar mas de la vida y el les responde que deben estudiar mas. Según la investigación la clave para disfrutar mas del vino no es beber  mucho vino de alta calidad, pero aprender más acerca del vino. Los resultados de la investigación del Doctor Bloom demuestran que el placer deriva de obtener más y más conocimiento del objeto de nuestro placer, y que específicamente nuestro placer en algo aumenta cuando conocemos su historia, origen y profundidad.

 

¿Qué cosas te producen placer?  Tu amor por ellas probablemente aumento según aprendiste mas sobre ellas.

 

Wilkin concluye en que el corazón no puede amar lo que la mente no conoce. Ella sugiere que un conocimiento mayor de la persona de Dios, aumentara inevitablemente nuestro amor por él.

 

Estudio 2: Factores influyentes en la salud espiritual de los hijos de creyentes.

 

La editora Lifeway patrocino un estudio a los hijos de 2,000 adultos protestantes para determinar que factor de influencia en común tenían los hijos que de estos permanecieron con la fe cristiana de sus padres al entrar en la adultez. Lifeway les pidió a los padres que describieran la crianza de sus hijos y el estado actual de la fe de ellos. Los factores más influyentes (en orden de mayor influencia) fueron estos cinco:

 

1-  Estudiaban la Biblia con regularidad.

 

2- Oraban con regularidad. Pasaban tiempo a solas en oración.

 

3- Servían en la iglesia regularmente mientras crecían.

 

4-Escuchaban (primordialmente) música cristiana.

 

5- Participaban en viajes misioneros.

 

“La conclusión clave de esta investigación es el hallazgo simple pero profundo de que la Palabra de Dios verdaderamente es lo que cambia vidas”, dijo Jana Magruder. Si quieres mas información acerca de este estudio, haz click aquí.

 

Conclusión: Estudia tu Biblia. Es clave para conocer y por tanto, aumentar tu amor por tu  Señor; y es clave para  tu crecimiento espiritual.

 

¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *