La revelación de Jesucristo.

 

Estaba leyendo el Apocalipsis para asistir un poco preparada a un estudio bíblico tipo introducción de ese libro y me llamo la atención que tantos nombres de Jesús se mencionaran al principio, así que los anote en mi cuaderno y ahora los comparto:

 

El que es, el que era y que ha de venir.

El testigo fiel y verdadero.

El primogénito de los muertos.

El soberano de los reyes de la tierra.

El que nos amó. (este es personalmente mi favorito, el que me saca las lagrimas y me calienta el corazoncito)

El que nos lavo de nuestros pecados con su sangre.

El que nos hizo reyes y sacerdotes para Dios su Padre.

El que viene con las nubes y todo ojo lo verá.

El Alfa y la Omega (El principio y el fin)

El Señor.

El Todopoderoso.

Hijo de hombre. (Si, aún lo es. Jesucristo, el Dios hombre.)

El que vive y estuvo muerto. (Vive por los siglos de los siglos)

El que tiene las llaves de la muerte y el Hades.

El que tiene la espada aguda de dos filos.

El Hijo de Dios.

El que tiene ojos como llama de fuego y pies semejantes al bronce bruñido.

El Santo.

El Verdadero.

El que tiene la llave de David.

El Amén.

El principio de la creación de Dios.

El León de la tribu de Judá.

La raíz de David.

El Cordero como inmolado.

 

Están en orden de aparición y los puedes encontrar entre el capitulo 1 y 6 del libro. Creo que esto nos deja bien claro de quien se trata el Apocalipsis. Cuan grande es nuestro Dios.  ¡Y que provechoso seria recordar constantemente todas estas realidades de quien Dios es!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *